Rosario de María Santísima de la Amargura.

By Iván y Soraya PhotographY on 7:00

Filed Under:

Suena el despertador y como cualquier hermano costalero me dirijo hacia ese sitio donde la noche anterior, con cariño, coloqué mi costal.
Jaén aún duerme y tan sólo se oyen por las calles mis pasos, sin darme cuenta comienzo a rachear lo que hace que recuerde...trabajo, humildad y fe por esas benditas trabajaderas que te portan a Ti, Madre.
A las 6 de la mañana llego a la Plaza del Templo de El Salvador y subo las escaleras que por fin me guían hacia Ti, Amargura.

Comienzo junto con mis hermanos a hacernos la ropa, un mar de risas y palabras de ánimo sobrevuelan a esos costaleros.
Al meterme en la trabajadera rezo con devoción una oración para pedirte, Madre, que sepa llevarte sobre mi costal como te mereces.

Son las 7 de la mañana y a lo lejos el sol comienza a clarear la noche con sus primeros rayos.
Amargura, ya estás en la calle y junto a Ti, Jaén se despierta a tu paso.

Por el respiradero se cuelan sonidos de oraciones de los devotos que te siguen y ruegan con sus cantos y rezos.

De repente un sueño se ve cumplido y una voz conocida por todos comienza a llamar "Oído, no la quiero ver subir" a lo que contestamos desde abajo "Vamonos Juanin, que no se despierte"

El Capataz del Cielo me manda más paso y con voz de ánimo contesto "Vamonos Rafa"

Cuando me doy cuenta miro mi horario, y pienso "mi último relevo". Amargura muy a nuestro pesar te devolvemos a Tu sitio y nos despedimos de Ti.

Junto con mis hermanos vamos a la Casa Hermandad y allí nos tomamos un merecido desayuno y una vez más el Capataz del Cielo vuelve ha hablar "No sois mis costaleros, sois los costaleros de mi Hermandad, pero a día de hoy, sois lo que mas quiero"

       

0 comentarios for this post

Publicar un comentario